Una madre de 98 años se muda con su hijo de 80 para cuidarlo

El amor que siente una madre por un hijo es algo que no se puede comparar con nada y es difícil de explicar. Un claro ejemplo de historia de amor es el de una madre de 98 años y su hijo de 80. ¿Quieres conocer la historia?

Ada Keating y su hijo Tom, de 98 y 80 años respectivamente, nos han conmocionado con su historia. Tom nunca se había separado de su madre, nunca se llegó a casar y vivió en la casa familiar toda la vida. Tras quedarse viuda Ada, Tom y ella, han vivido siempre juntos hasta que él tuvo que abandonar la casa para alojarse en una residencia, ya que necesitaba de unos cuidados especiales.

Ada no podía aguantar sin ver a su hijo todos los días y sin cuidarlo, por lo que decidió ir a vivir con él a la residencia aunque ella no necesitase ningún cuidado. Todos los días voy a la habitación de Tom a darle los buenos días y las buenas noches. Cuando salgo a la peluquería, él está pendiente de mi regreso y cuando vuelvo me recibe siempre con los brazos abiertos para darme un abrazo. No importa la edad, nunca dejas de ser mamá”, defiende Ada.

Tom está encantado de tener a su madre al lado. Ella lo cuida e incluso en alguna ocasión le llama la atención por algún comportamiento a pesar de la edad.

Ada y su difunto esposo tuvieron cuatro hijos. La familia los visita de vez en cuando y están muy felices de que ambos puedan estar juntos de nuevo.

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia